tipos de piel

Tipos de piel: alimentación y cuidados

Es importante mimar la piel desde fuera con unas rutinas faciales adaptadas a nuestra edad como vimos en el artículo anterior pero también a nuestros tipos de piel como vamos a ver a continuación.

Además la piel está constituida por millones de células que dependen del oxigeno y los alimentos que le proveemos, así que nada de esto funcionará realmente sin una alimentación específica a nuestro tipo de piel.

¿Qué tipo de piel tienes?

-PIEL GRASA:

  • Rutina: lo ideal son las texturas ligeras tipo gel y que tu crema sea oil free. Suelen mejorar el aspecto y textura de la dermis las cremas con retinoides o alfahidroxiácidos (ácido glicólico y salicílico).
  • Alimentación:
  1. Para diluir el exceso de sebo y mejorar así los poros debemos consumir ácidos grasos de calidad: aguacate, aceitunas, frutos secos, semillas, pescado azul, germen de trigo, aceite de oliva, de borraja, de girasol, de lino…
  1. El zinc tiene un poder antiinflamatorio y controla el exceso de grasa en la piel, lo contienen los alimentos ricos en proteínas, las habas, las nueces, los granos enteros y la levadura.

-PIEL ACNEICA: la piel con acné es debida a la inflamación causada por una infección bacteriana por exceso de sebo y unos poros taponados o un desequilibrio hormonal, por eso en ocasiones (antes de la menstruación, durante el embarazo, en la menopausia, tras la ingesta de algunos fármacos o bajo estrés) pueden aparecer brotes. Así que actuaremos contra las dos causas posibles.

¡Ojo! en casos graves de acné debes acudir a tu médico de cabecera.

  • Rutina: la limpieza es fundamental, además de realizarla día y noche con productos que no contengan jabones o detergentes (si son muy agresivos crearán el efecto rebote), debes destaponar tus poros con exfoliante dos veces por semana, mejor si entre sus ingredientes se encuentra el ácido salicílico (reduce imperfecciones).

Al igual que las pieles grasas debes utilizar productos oil free y no comedogénicos (debe especificarlo en el etiquetado).

  • Alimentación:
  1. Se evitarán los alimentos que produzcan inflamación: leche de vaca, embutidos, carnes rojas, bollería industrial, azúcares, comidas precocinadas y grasosas.
  1. Debemos desintoxicar el organismo para que la piel no refleje el exceso de impurezas: aconsejo el consumo de alimentos diuréticos como piña, pomelo, infusiones, apio, alcachofas, puerros, cebolla, pepino, espárragos o limón cuyo poder purificante alivia al hígado de su función depuradora.
  1. Mejorar la digestión, si esta no se da correctamente es normal que puedan aparecer granitos u otras imperfecciones. Revisaremos que no tengamos una intolerancia a la lactosa y al gluten (que en muchas ocasiones son las culpables del acné) y aseguraremos la ingesta de:
  • Probióticos: yogur natural sin azucarar, kéfir, chucrut, té kombucha o probióticos en cápsulas o en polvo.
  • Fibra: sobre todo pectina (manzanas, peras, kiwis, frutas del bosque, legumbres…).
  • Piña y papaya por su aporte de enzimas digestivas.

 

-PIEL SECA:

  • Rutina: necesitan cremas nutritivas y untuosas con activos que retengan el agua en la piel como el ácido hialurónico (tan de moda ahora), la glicerina, la urea, los aceites vegetales y mantecas naturales.

 

  • Alimentación:
  1. Además de una buena hidratación con el consumo de agua (8 vasos al día), hay que aportar ácidos grasos esenciales porque su deficiencia repercute en que la piel pierda grasas y el agua se evapore produciendo sequedad así que recomiendo consumir pescado azul, frutos secos, semillas, aceites vegetales y aguacate.
  1. Tanto el zinc como la vitamina E son buenos cicatrizantes y además favorecen la hidratación cutánea así como el potasio, los encontramos en plátanos, fruta de hueso, aguacate, verdura, legumbres, aceites vegetales, alimentos ricos en proteínas, granos enteros, germen de trigo, frutos secos, yema de huevo…

 

-PIEL SENSIBLE, REACTIVA O CON TENDENCIA A ROJECES, CUPEROSIS, ROSACEA…

  • Rutina: tienen que evitar aditivos irritables en sus cremas como los perfumes, conservantes, parabenos, los ingredientes que exfolien como los retinoides, el ácido glicólico y salicílico.

Deben apostar por fórmulas calmantes con aguas termales, aloe vera, rosa mosqueta, glicerina, ceramidas o mantecas.

 

  • Alimentación:
  1. Se han de evitar sustancias irritantes como la cafeína, algunas especias picantes, conservantes, colorantes químicos y la histamina como los lácteos (sobre todo el queso curado), el trigo, el huevo, las conservas de pescado, embutidos, derivados de la soja, etc que favorecen la liberación de dosis altas de histamina, y sustancias vasodilatadoras como el vino, el ajo, los picantes, etc…
  1. El omega 3 y 6 y el zinc son antiinflamatorios que pueden disminuir los efectos de las reacciones, los encontramos en pescado azul, frutos secos, aguacate, semillas, aceites, alimentos ricos en proteínas, habas, granos enteros, levadura…
  1. Además como ya he comentado el zinc y la vitamina E son cicatrizantes y reparadores de la piel: aceites vegetales, germen de trigo, frutos secos, aguacate, yema de huevo…
  1. Y los antioxidantes fenólicos del té verde, las aceitunas, frutas del bosque, colaboran en la protección de las paredes de los vasos sanguíneos.

Laura M. Cavada

Si te ha gustado este artículo o conoces a alguien a quién le pueda interesar no dudes en compartirlo.

 

Recibe consejos y trucos útiles para cuidar lo más importante, tu salud 😉
  • Mantente al corriente de las novedades.
  • Recibe publicaciones nuevas periódicamente (Sin saturarte tu correo)
  • ¡Comienza tu estilo de vida saludable!

Podrás darte de baja cuando quieras, libre de Spam y si tienes alguna duda ponte en contacto conmigo.

Deja un comentario