skipping

Skipping o saltar a la cuerda ¿es el nuevo running?

Estás decidida a realizar ejercicio, esta vez sí que sí, quieres hacerlo, pero no tienes tiempo para ir al gym y no sabes cómo montártelo o el tiempo que hace en la calle por estas fechas no es apto para ti y te dan escalofríos solo de pensar en salir a entrenar, pero lo que te voy a proponer no tiene excusa: skipping o saltar a la cuerda.

¡Ojo! esta vez no será igual a como lo hacíamos en el patio del colegio pero sí será más gratificante porque en 15 minutos puedes quemar lo mismo que en 45 de running.

Beneficios del skipping o saltar a la cuerda:

  1. Quema grasa (se puede quemar entre 600 y 1500 calorías por hora dependiendo de tu peso y la velocidad a la que saltes).
  2. Estiliza y tonifica tanto la parte inferior del cuerpo como la superior. Es un ejercicio muy completo.
  3. Ayuda a crear y desarrollar fondo aeróbico aumentando la resistencia y la velocidad de pies y manos.
  4. Aumenta la capacidad respiratoria, mejora la presión arterial, fortalece los huesos y estimula la eliminación de toxinas.
  5. Aumenta la agilidad, la coordinación y el sentido del equilibrio.
  6. Genera endorfinas y nos hace sentir bien, satisfechas y alegres.
  7. NO HAY EXCUSA: puedes practicarlo en cualquier lugar, tan solo requiere un espacio mínimo, una cuerda de saltar y unas zapatillas deportivas o de running.

¡Ojo! si tienes problemas de rodillas este no será tu deporte porque conlleva mucho impacto.

¿Por dónde empezamos?

-La cuerda:

  • Si mides menos de 1,75m escoge una cuerda de 2,45 metros.
  • Si mides entre 1,75 y 1,90m escoge una de 2,75m.

Asegúrate de que es la adecuada para ti: pisa el centro de la cuerda y levanta las empuñaduras con las manos hasta el pecho, las empuñaduras deben llegar a las axilas.

Procura que la cuerda no sea muy ligera porque perderá velocidad al girar, te obligará a saltar más alto y castigarás más las rodillas.

-El calzado: es necesario que sea deportivo para proteger tus pies del impacto.

-El lugar: ya sabes que apenas necesitas espacio y que puedes realizarlo en cualquier lugar pero es mejor evitar las superficies muy rígidas como el cemento y escogerlas blandas como la madera o una alfombra.

Salta correctamente

Saltar a la cuerda correctamente no se trata de hacerlo de la misma forma que los niños en el patio. Ahora pesamos más de 40kg, somos menos elásticos y esto podría causarnos problemas en pies, rodillas…

Así que lo primero es aprender a saltar:

  • Sujeta la cuerda por los extremos con los brazos colgando a ambos lados del cuerpo a la altura de la cintura. Con los brazos pegados al cuerpo comienza a girar la cuerda haciéndola rotar solo con las muñecas. Mantén las manos a la altura de la cintura todo el rato (cuanto más las levantes, más levantarás la cuerda del suelo y podrías tropezar).
  • Cuando la cuerda llegue a los pies, da un salto pequeño (no más de 3cm) lo justo para dejar que la cuerda pase por debajo de ti y aterriza suavemente sobre los metatarsos (¡ojo! en ningún momento sobre los talones o con los pies planos). Mantén las piernas y los pies juntos en todo momento mientras saltas.
  • Y procura mirar al frente, quizá al principio tengas la necesidad de mirar los pies pero acostúmbrate después a mantener la vista al frente. Las manos son las que llevan el ritmo y los pies las siguen.

Puede que al principio te cueste un poco pero cuanto más practiques, mejor saltarás.

¡Empezamos!

-No olvides estirar bien antes, puedes ver una tabla de estiramientos básicos aquí.

-Comienza saltando despacio y “tranquilamente” para calentar.

-Si eres principiante comienza saltando 2 o 3 veces por semana 5 o 10 minutos hasta hacerte con la técnica. Divide ese tiempo en series con pequeños periodos de recuperación de 15 o 30 segundos. Con el tiempo podrás ir aumentando el tiempo o los días de la semana.

-Antes de terminar tu entrenamiento es importante reducir la velocidad y volver a la tranquilidad hasta dejar de saltar. No olvides estirar después.

-Cuando esta técnica de salto básico se te quede corta puedes probar a dificultarlo haciendo o intercalando saltos rápidos, saltos laterales, salto cruzando la cuerda, etc…

Laura M. Cavada

Si estás comenzando y saltar a la cuerda te parece excesivo para ti puedes empezar caminando a paso rápido, te explico cómo aquí.

Deja un comentario