Motivacion

Motivación ¡Desmontando excusas!

“Tengo que ir al gimnasio”, “tengo que salir a correr”, “tengo que hacer ejercicio”… esos son los “tengos” que nos rondan por la cabeza antes de decidirse a salir por la puerta para realizarlos; pero claro, hacer ejercicio no es tan cómodo como estar sentada en el sofá, salir de la zona de confort cuesta un esfuerzo, ya lo deberíamos saber.

¿Y cuál es la motivación para realizar ese esfuerzo? Generalmente la pérdida de peso, pero la falta de tiempo, esperar resultados inmediatos, el aburrimiento o no tener objetivos realistas nos llevan a perder esa motivación.

Así que vamos a romper con esos obstáculos que nos hacen perder la motivación.

Pero lo primero de todo quiero dirigirme a esas personas que no les interesa este artículo porque no tienen intención de hacer ejercicio, bien porque piensan que no tienen edad o porque prefieren perder peso únicamente mediante la dieta, a esas personas antes de seguir la lectura les recomiendo que echen un vistazo a las entradas Ejercicio= cuerpo bonito, sano y equilibradoWalking para no dead: la alternativa al running y Para personas sedentarias.

Al resto de “no me apetece”, “no tengo tiempo” o “no veo resultados” que me están leyendo, vamos a desmontar esas excusas:

Metas reales y concretas, que puedas alcanzar:

Vuelvo a repetir algo que ya he dicho en otra publicación, Jennifer López difícilmente tendrá el cuerpo andrógino de Kate Moss, ni Kate Moss las curvas de JLo; así que no te obsesiones, tonifica y moldea tus propias formas, todos los cuerpos son bellos y superables a sí mismos, pero siempre sin compararse con otros.

  • Define esas metas para que puedas llevarlas a cabo de forma específica y realista, es decir, define objetivos, por ejemplo:
  1. En vez de decir “quiero adelgazar” di: “quiero poder correr durante 30 min y realizar 50 abdominales”.
  • Define el “cómo”: diseña en un papel tus sesiones de ejercicio y sé realista con ellos, puede que el spinning sea un cardio maravilloso para perder peso, pero si no cuentas con la forma física adecuada iras a dos clases y abandonarás, y lo sabes. Empieza por el principio. En Running, el deporte de moda explico cómo comenzar a correr si nunca lo has hecho y en Coge la bicicleta y ponte en marcha por dónde empezar con la bici.
  • Define el “cuándo”: se realista con tus huecos y tus horarios y programa en un papel tus horarios de deporte para que encajen en tu agenda. Es importante que anotes en un papel tus horarios de ejercicio porque reforzará tu compromiso.

Motívación:

  • Si vas al gym o sales a correr acompañada es más divertido y más difícil que abandones. Si no puedes “liar” a alguien para que entrene contigo, en internet hay grupos de gente para salir a correr, etc. Podéis usar los comentarios de este post o mis redes sociales para hacer un llamamiento a lectores que también sean de vuestra zona.
  • Anota en una lista todos los logros diarios y los objetivos a conseguir. Si además los compartes con tu familia, tus amigos o en redes sociales te comprometerás más con la actividad.
  • Cambia tus rutinas de ejercicio o varía las rutas de running cada cierto tiempo para que no te aburras y te canses de ellas.
  • Utiliza prendas deportivas que te hagan sentir sexy y te suban el ánimo como los colores ácidos, si te sientes sexy querrás salir a correr/ir al gym, en definitiva, dejarte ver por el mundo 😉
  • Crea una lista de música animada en tu móvil o mp3 para escuchar mientras haces ejercicio.
  • Si el deporte te parece la cosa más aburrida del mundo prueba a hacer cosas que no parezcan que estés haciendo ejercicio; patinar, jugar a las palas en la playa, salir en bici, dar un paseo con tu pareja, una amiga o el perro o cualquier actividad en compañía al aire libre conseguirá que quemes calorías sin enterarte.

No tires la toalla, mejor sécate el sudor con ella:

  • La disciplina, cuando haces algo durante 21 días pasa a ser un hábito que no te costará, si lo haces durante 3 meses se convierte en una forma de vida, así salir a entrenar es mucho más fácil de lo que parece.
  • Después de un día duro no apetece, no tenemos energía ni humor para entrenar, pero el ejercicio no quita energía, al contrario, tras una rutina de ejercicios se liberan endorfinas que nos reducen la tensión y el estrés, volveremos a casa sintiéndonos mejor y en muchas ocasiones con más energía y optimismo. Además conciliaremos el sueño con más facilidad.
  • Tienes un mal día o se te ha complicado y no puedes entrenar; vale, todos somos humanos y tenemos malos días, pero no tires la toalla, no pierdas la motivación mañana volverás con más energía a comerte la rutina que no pudiste hacer hoy. No lo olvides: siempre se puede continuar o volver a empezar, siempre.

A decir verdad la diferencia entre alguien que consiguió alcanzar el éxito y alguien que no, es la constancia, que si se caía se volvía a levantar, eso no tiene nada que ver con su físico, su genética…

Se llama disciplina, si te caíste/lo dejaste/abandonaste vuélvelo a intentar, ese es el truco, intentarlo de nuevo, porque en algún momento alcanzarás tus objetivos; cosa que si abandonas o no lo intentas si quiera, no conseguirás.

Constancia y organización es la base de todo éxito, no hay más, deja de preocuparte y empieza a ocuparte. No hay mejor sensación en el mundo que conseguir los objetivos que uno se propone, y una vez conseguidos todo es más fácil, todo va rodado.

Decide ¡ya! que vas a hacerlo, cuando estés en casa diciéndote mentalmente ese “tengo…” no lo pienses más, ¡actúa!, cámbiate y sal por la puerta a dar un paso más que te llevará más cerca de tus objetivos. Porque en efecto, el ejercicio también está hecho para ti.

Laura M. Cavada

¿Y tú cómo te motivas?

¿Cuáles son tus objetivos?

Si te ha gustado este artículo o quieres motivar a alguien más compartelo.

2 comentarios en “Motivación ¡Desmontando excusas!

Deja un comentario