suplementos alimenticios

Los 10 mejores suplementos

Tenía pendiente escribir una publicación como esta porque me lo habíais pedido y porque yo misma algunas temporadas tomo suplementos, algun@s ya lo habéis comprobado a través de mi instagram (@lemonandlife).

Probablemente os sorprenda que en general no sean suplementos exóticos, la mayoría son bastante sencillos y los conocemos desde hace mucho pero ahora han perdido protagonismo debido a la entrada de otros venidos de tierras lejanas o ni siquiera venidos sino que son inaccesibles si no es a través de internet; por eso quiero reivindicar de nuevo su importancia. Seré breve con cada uno porque son muchos y publicaré hoy la mitad y la semana que viene la segunda mitad, comencemos:

OMEGA 3

¿PARA QUÉ? Es vital para mantener la salud, para generar hormonas (que controlan todo el organismo), combatir la inflamación, fundamental para las funciones cerebrales y el sistema nervioso y además reduce el riesgo de sufrir problemas cardiovasculares (que sí, que ahora tod@s somos muy jóvenes y no tenemos problemas, pero si no nos cuidamos, el tiempo no perdonará), también favorece la hidratación de la piel y puede que ese sea uno de los primeros efectos que se note al tomar este suplemento, y más bondades que merecerían un post propio. En mi opinión es el suplemento más importante.

¿CÓMO TOMARLO? ¡Ojo! no cualquiera vale, hay que conseguir un Omega 3 de calidad si quieres beneficiarte de sus efectos. Debes asegurarte que no sea aceite de pescado contaminado con metales pesados, el de krill es una buena opción, si además contiene Astaxantina se absorberá mejor. Una cápsula tres veces al día durante las comidas, pero si tu omega 3 te lo indica de otra manera hazlo como proponga la marca.

¿Y DE FORMA NATURAL? Lo podemos encontrar en pescado azul, nueces (de nogal), semillas de calabaza, de chía y de lino (así como su aceite).

 

PROBIÓTICO

¿PARA QUÉ? son microorganismos vivos beneficiosos que se incorporan a las colonias bacterianas de nuestro tracto digestivo ayudando a digerir los alimentos, sintetizar algunas vitaminas del complejo B y la vitamina K, absorber minerales como el calcio, magnesio, hierro o zinc, colaborar con el sistema inmune y proteger la mucosa que recubre el intestino. Las necesitamos especialmente cuando tenemos desequilibrios en la flora intestinal (hinchazón de estómago, gases, reflujo, gastroenteritis, colitis, ulceras, aftas bucales, infecciones vaginales, alergias o facilidad para contraer infecciones, procesos catarrales…) y tras un tratamiento con antibióticos.

¿COMO TOMARLO? Podemos encontrarlo en farmacias o herbolarios, existe una gran variedad de precios, ¡ojo! elegid un probiótico de calidad, los más interesantes son los que más cantidad de cepas aportan. Se debe tomar una cápsula 1 o 2 veces al día 1h antes de la comida o 2h después para evitar los jugos gástricos (por un periodo de tiempo determinado que puede alargarse en el caso de los problemas mencionados).

¿Y DE FORMA NATURAL? También contiene probiótico el yogur natural sin endulzar, el kéfir, el chucrut, el té kombucha y otros alimentos de fermentación natural.

 

COLÁGENO

¿PARA QUÉ? El colágeno es la proteína principal que forma las fibras estructurales de los tejidos, las articulaciones, cartílagos, huesos, etc… y a partir de los 25 años comenzamos a producir menos colágeno, una media de un 1% menos cada año, y con los años esto se traduce en dolores articulares, menos flexibilidad y movilidad articular, lesiones, menos elasticidad de la piel (flacidez, arrugas, estrías…) por eso a partir de los 25-30 años una buena forma de contrarrestar los efectos de la pérdida es su consumo.

¿CÓMO TOMARLO? Debemos elegirlo en polvo, se absorbe mejor por el organismo, y preferentemente colágeno marino, el de mayor calidad. Se le añade a un vaso de agua, zumo, batido…

¿Y DE FORMA NATURAL? El colágeno de manera natural se encuentra en los tejidos como piel, pezuñas, huesos, tendones, órganos y vísceras de ganado vacuno, porcino, equino o avícola, a través de su cocción las fibras se desnaturalizan y al enfriar gelatinizan, por eso no debemos desechar esa pequeña capa gelatinosa que se forma al dejar enfriar une caldo de pollo u otro animal o al dejar enfriar un asado de carne, es su colágeno.

 

LEVADURA DE CERVEZA

¿PARA QUÉ? La levadura es un hongo que gracias a sus propiedades de fermentación se ha utilizado en la industria de la panificación, en este caso me centraré en la levadura seca, la nutricional, que debido a sus beneficiosas propiedades se utiliza como complemento alimenticio. La levadura de cerveza contiene un aporte interesante en proteínas, minerales (zinc, selenio…) y vitaminas del grupo B (esenciales para el sistema nervioso, para la metabolización de nutrientes y para la regeneración de la piel y los glóbulos  rojos), en resumen, además de mejorar el aspecto y la salud de la piel, pelo y uñas y la consecuente cicatrización de heridas, mejora los nervios y también el agotamiento.

¿COMO TOMARLO? En polvo, copos o escamas se absorbe mejor que en pastilla, además si la elegimos desamargada tendrá mejor sabor. Se suele recomendar tomarla en la primera mitad del día debido a que sus vitaminas ayudan a transformar los nutrientes en energía. Puede producir gases, aunque no a todo el mundo le sucede, pero recomiendo estar atentos al introducirla en la dieta por si se produce este problema. Se puede añadir levadura de cerveza a cualquier comida, a la leche, batidos, zumos, ensaladas, carne o pescado, se puede consumir como se quiera.

¿Y DE FORMA NATURAL? Como ya he comentado la levadura de cerveza es un hongo, pero se puede encontrar vitaminas del complejo B que es uno de sus nutrientes más destacados en: la carne (especialmente en hígado y riñones) y frutos secos, legumbres, vegetales de hoja verde y cereales integrales aunque en menor medida.

 

ENZIMAS DIGESTIVAS

¿PARA QUÉ?  Para personas que con las comidas, con ciertas comidas o con comidas abundantes no tengan buenas digestiones (ardores, distensión abdominal, pesadez, somnolencia o cansancio, gases…). Los comprimidos de enzimas digestivas suplen cualquier deficiencia de enzimas, consiguiendo que cada digestión sea óptima, esto también puede resultar interesante a personas con una leve intolerancia a la lactosa (por falta de lactasa), al exceso de proteínas (proteasa) o de grasas (lipasa) si las que se compren contienen estos tipos. Además el hecho de realizar correctamente una digestión, ayuda a no engordar, no retener toxinas, etc. aunque ese no sea su fin principal.

¿CÓMO TOMARLO? Suele recomendarse un comprimido con la comida, pero puede que solo se necesite en las comidas abundantes o en las que contengan algún ingrediente al que se tenga una leve intolerancia (!ojo! en este caso comprobar antes de comprar que contengan las enzimas que digieren el componente al que se es intolerante), según las necesidades personales.
¿Y DE FORMA NATURAL? Algunos alimentos estimulan la secreción y las enzimas gástricas (infusión de jengibre, agua con limón o una cucharadita de vinagre, pepinillos en conserva y otros encurtidos, un trocito de papaya o piña, pueden estar deshidratadas también), se deben tomar 10 minutos antes de las comidas. Aunque estos alimentos no funcionarán con las intolerancias, además algunos problemas digestivos pueden deberse a SCI (síndrome de intestino irritable), a una masticación insuficiente, comer demasiado deprisa, una flora intestinal desequilibrada, desarreglos hormonales, deshidratación, disfunción biliar, ansiedad… por eso es vital determinar nuestro problema y consultar con el médico en caso necesario.

Cualquier duda sobre marcas, etc. de estos suplementos preguntadme por instagram (@lemonandlife). La semana que viene publicaré los otros cinco suplementos alimenticios más interesantes.

Laura M. Cavada

 

Deja un comentario