Bikes on the bridge in Amsterdam Netherlands

Coge la bicicleta y ponte en marcha

Si no te gusta correr, patinar no lo ves claro y caminar se te hace poco, entonces te propongo que pongas a punto la bicicleta.

Andar en bici es el punto inicial para comenzar a hacer deporte si sufres de sobrepeso, problemas de rodillas, las actividades típicas cardiovasculares te aburren o te encanta la naturaleza.

Además la bicicleta puede ser un método alternativo de desplazamiento al trabajo. En España ya se comienza a ver, pero en otras ciudades Europeas la bici como transporte es lo más habitual.

Hace años cuando viajé a Ámsterdam he de reconocer que no fueron los ejecutivos trajeados encima de la bici por las calles de la ciudad lo que más me sorprendió en pleno noviembre (ni mi temor a morir atropellada por una 😉 ), sino las chicas con ropa de fiesta y zapatos de taconazo un sábado noche aparcando su bici frente a los bares de moda. Allí utilizar la bicicleta es lo normal, y ahora en España cada vez más ciudades se suman al carril bici (la mía hace poquito aunque por desgracia la gente aún no está concienciada).

Bueno, que me desvío del tema, veamos sus beneficios.

Beneficios de andar en bicicleta:

  1. No hay límites de edad ni de forma física, además al no haber impacto, las rodillas no sufren.
  2. Ayuda a perder peso, en solo una hora puedes perder más de 400kcal.
  3. Trabaja tanto el tren inferior del cuerpo, tonificando toda la musculatura (glúteos, cuádriceps y gemelos) en cada pedaleo como superior obligando a la faja abdominal a mantener la postura y el equilibrio.
  4. Mejora el equilibrio y la coordinación.
  5. Mejora el humor, libera tensión reduciendo el estrés y disminuye el riesgo de sufrir depresión y ansiedad.
  6. Puede ser tu medio de transporte (si no tenías tiempo para hacer ejercicio, aprovecha el trayecto de ida y de vuelta del trabajo para realizarlo, mejora tu salud, tu forma física, ahorras en transporte, contribuyes al medio ambiente y ahorras tiempo).

¿Por dónde empezamos?

La bici:

  • Bicicleta urbana: ideal como medio de transporte por la ciudad, generalmente su sillín es ancho y la postura en ella es bastante erguida, esta bici busca más comodidad que rendimiento.
  • Bicicleta de carretera: sus finas ruedas son ideales para circular por asfalto, por carretera, también es perfecta para subir pendientes y coger velocidad debido a su ligero peso. Es tu bici si tu objetivo es rodar kilómetros y kilómetros por carretera.
  • Bicicleta de montaña: tiene las ruedas gruesas y con tacos y sistemas de suspensión para garantizar agarre y estabilidad sobre cualquier tipo de terreno. Es tu bici si quieres adentrarte por caminos, por montaña o campo a través.
  • Bicicleta híbrida: una mezcla entre las urbanas y las de montaña. Es tu bici si quieres una todoterreno que también puedas usar por la ciudad o quizá si no tienes claro por cuál decantarte.

Pedales: ¿tienes dudas si usar los automáticos o no?

Los pedales automáticos proporcionan más eficacia, piensa que mientras presionas el pedal para bajar una pierna también colabora la otra mientras la levantas.

Además con estos pedales te asegurarás que no se te resbale el pie o una mala postura de este.

Casco: utilízalo para evitar lesiones si tienes una caída.

Luces: si vas a usar la bici por la noche necesitarás luz delantera y trasera.

Ropa: procura llevarla en colores claros y con reflectantes para que el resto de vehículos puedan verte bien.

Y es importante que los pantalones sean pegados a la pierna, de ahí los maillots, para evitar que se enganche en la bicicleta.

¡Empezamos!

Regula la altura del sillín: sube en la bici, apoya los talones en los pedales y sube el sillín hasta que la rodilla se extienda totalmente.

Empieza a rodar de forma progresiva, comienza con 20 o 30 minutos y ve aumentando el tiempo y/o los días cuando vayas cogiendo fondo.

Circula por tu derecha, respeta las señales de tráfico y señaliza siempre las maniobras que vayas a realizar.

Y si no puedes/quieres salir a la calle siempre puedes utilizar una bicicleta estática en casa obteniendo los mismos beneficios.

Laura M. Cavada

Deja un comentario