edulcorantes

Comparativa de edulcorantes naturales

Tras leer sobre los estragos del azúcar en el anterior artículo os habréis quedado pensando “¿y ahora cómo endulzo yo?” después de ver los componentes de la sacarina en el mismo artículo se os habrán quitado las ganas también de tomarla. Pero no todo está perdido 😉 tenemos otros edulcorantes naturales, unos mejores que otros por eso vamos a compararlos, y aunque algunos no los recomiendo, los he incluido por su popularidad.

Quiero reiterar de nuevo que no debemos obsesionarnos con el consumo de azúcar, intentaremos controlarlo en la medida de lo posible pero permitiéndonos algún capricho de vez en cuando.

A continuación vamos a analizar algunos de los edulcorantes naturales que se usan como alternativa al azúcar:

MIEL: es el endulzante más antiguo y popular, con mayor poder para endulzar que el azúcar de caña. Producido a partir del néctar de las flores por las abejas; el aroma, sabor y color dependen de los néctares empleados.

Se diferencia del azúcar de mesa en que es natural y contiene antioxidantes, vitaminas y minerales, es decir, no son calorías vacías… del todo, porque a decir verdad el 80% del producto es una mezcla entre glucosa y fructosa.

A pesar de su buena fama sigue conteniendo una alta cantidad de glucosa que le aporta muchas calorías, dispara la insulina en sangre y con ello seguimos manteniendo algunos de los mismos problemas que con el azúcar, aunque por decirlo de alguna manera, es menos malo.

Recomiendo que las personas que buscan perder peso la eviten, el resto debería reducir su consumo.

El mejor momento para tomarla es antes de entrenar para poder aprovechar su glucosa.

SIROPE DE AGAVE: es el sustituto vegano de la miel, se extrae de la salvia del cactus, tiene un sabor muy parecido al de una miel suave.

A diferencia del azúcar y la miel posee un bajo índice glucémico, por lo que no altera significativamente la insulina en sangre.

El problema de este endulzante es que después de su proceso la composición en fructosa se eleva mucho, y esta solo puede sintetizarse por el hígado que solo acepta una cantidad muy limitada, el resto se convierte en grasa.

Y al no almacenarse en los músculos en forma de glucógeno, por mucho que intentemos quemar su energía en el gym, eso no sucederá.

Por lo que recomiendo reducir su uso a muy de vez en cuando y en muy poca cantidad o conseguiremos exactamente el efecto contrario de lo que tiene fama.

XILITOL: es un edulcorante natural que se extrae de la corteza del abedul, con un dulzor y una textura parecida al azúcar. Muy utilizado en los chicles sin azúcar.

A diferencia del azúcar y la miel porta un índice glucémico muy bajo, pero a diferencia del sirope de agave no contiene fructosa y su índice glucémico es aún más bajo por lo que tampoco aumenta los niveles de insulina.

Además su consumo se asocia con la disminución de caries y de la levadura Cándida. En el caso de las caries porque inhibe el crecimiento de la principal bacteria que las produce y en el caso de la cándida porque ayuda al equilibrio y buena salud de nuestra flora intestinal.

Pero por desgracia no podía ser tan perfecto y un consumo excesivo produce efectos laxantes, por lo que recomiendo utilizarlo con moderación, en pequeñas cantidades.

STEVIA: es el endulzante de moda, procedente de las hojas de la planta con el mismo nombre, con un sabor comparable al regaliz y mucho más dulce que el azúcar.

Se dice que las mujeres indígenas de donde pertenece esta planta la utilizaban en grandes cantidades como anticonceptivo, pero de momento no hay ningún estudio concluyente al respecto.

La stevia aporta 0kcal y tiene un índice glucémico de 0, por lo que menos aún que el xilitol. Su extracto, el steviol, se metaboliza principalmente en el hígado, pero a diferencia de la fructosa no se acumula en forma de grasa, por lo que es el endulzante que más recomiendo.

Aunque para ser sincera es un endulzante relativamente nuevo y aunque aparentemente sea la panacea, seguramente no sabremos de sus inconvenientes (si es que los tiene) hasta dentro de unos años. De todos modos es el que yo consumo y el más recomendable de los mencionados.

Se debe tener cuidado al comprar un endulzante de stevia y leer el etiquetado porque en muchos casos viene acompañado de edulcorantes artificiales y tiene una proporción de stevia muy baja.

Laura M. Cavada

¿Qué edulcorantes naturales usas tú?

 

Deja un comentario