2016-04-11-02-06-01

Azúcar: la droga del futuro

Nuestro cuerpo está diseñado para funcionar con carbohidratos, son los que nos proveen de energía tras descomponerlos de forma natural en glucosa (la forma más simple del azúcar).

Sin embargo, hoy en día se nos ofrece el azúcar directamente refinado, el cual entra en nuestro sistema circulatorio de manera inmediata.

¿Cuándo comenzó la revolución del azúcar?

Hace cientos de miles de años, en la época de las cavernas, la alimentación básicamente consistía en fruta, verdura y de vez en cuando huevos y carne, apenas consumían azúcar, pues la miel era la única fuente existente.

En la Edad Media, la caña de azúcar ya formaba parte del comercio de especias procedente de Oriente, pero su consumo no aumentó hasta el siglo XIX en Europa, debido al cultivo de la remolacha azucarera.

Hoy en día Francia es el primer productor de azúcar en Europa.

Lo preocupante es que su consumo ha aumentado alarmantemente desde los últimos 30 años, continúa aumentando en el presente, y si la sociedad no se conciencia de sus peligros continuará aumentando.

¿Qué es el azúcar?

El azúcar es una sustancia química, es exclusivamente glucosa, no contiene vitaminas ni minerales, ni siquiera Tiamina (vitamina B1), vitamina imprescindible para el metabolismo de los glúcidos, es más, nos la “roba” del organismo para su asimilación.

Son calorías vacías, esto quiere decir que no nos aporta ningún nutriente, solo kcal.

Por eso en ningún caso debe ocupar el lugar de los alimentos nutritivos, sin embargo lo ocupa porque a casi todos los alimentos se lo añaden.

¿Qué alimentos lo contienen?

Lo encontramos enmascarado en toda clase de productos, es lo que se llama: azúcar escondido. Quizá sepas que las pizzas y toda la comida rápida lo contiene, además de los consabidos dulces, refrescos y bebidas energéticas, pero puede que te sorprenda que a estos alimentos también se lo añadan:

  • Salsas.
  • Sopas.
  • Zumos y néctares industriales.
  • Bebidas alcohólicas.
  • Aperitivos.
  • Pan.
  • Embutido.
  • Postres lácteos.
  • Latas de leguminosas.
  • Cacao soluble.
  • Cereales de caja.

Y muchísimos más que harían infinita nuestra lista, en realidad todo lo que acaba en -osa es azúcar.

Seguramente si ahora mismo te diriges a tu cocina y echas un vistazo a las etiquetas de algunos alimentos, lo encontrarás como mínimo en el 80% de ellos, quizá no figure como azúcar, pero también lo es:

  • Glucosa.
  • Fructosa.
  • Lactosa.
  • Dextrosa.
  • Dextrina.
  • Sacarosa.
  • Maltosa.
  • Trehalosa.
  • Azúcar.
  • Azúcar de caña.
  • Azúcar moreno.
  • Jarabe de glucosa.
  • Jarabe de fructosa.
  • Jarabe de maíz.
  • Maltitol.
  • Maltodextrina.
  • Almidón.
  • Sirope de fructosa.
  • Sirope de arce.
  • Jugo de fruta.
  • Sirope.
  • Caramelo.
  • Cebada de Malta.
  • Miel

Estas son algunas de las formas en las que nos lo podemos encontrar en el etiquetado.

¿Por qué se encuentra en la mayoría de productos?

Porque se utiliza para:

  1. Realzar el gusto del producto.
  2. Mejorar su textura.
  3. Ayudar en la fermentación de algunos productos.
  4. Ayudar en la conservación de encurtidos entre otros.

En definitiva, porque si contiene azúcar inconscientemente nos gusta más.

¿Por qué perjudica nuestra salud?

El azúcar no solo es peligroso para los dientes, sino que provoca problemas mucho más graves:

-Es un oxidante y nos produce un robo metabólico, antes os comenté el ejemplo de la Tiamina (ese “robo” nos produce irritabilidad, nerviosismo…) pero también desmineraliza el organismo, roba el calcio, hierro, magnesio…

-A los 15 min de tomarlo acelera nuestro pulso, aumenta la presión sanguínea y la función renal.

Genera dependencia y necesidad de comer dulces o glúcidos para seguir segregando dopamina.

-Sube rápidamente la energía para después caer produciendo una hipoglucemia (debilidad, dolor de cabeza, irritabilidad, ansiedad, nerviosismo, altibajos de humor) por eso nuestro cuerpo nos pide más azúcar.

-Fatiga o cansancio crónico.

-Puede provocar una intolerancia o resistencia a la glucosa desencadenando una diabetes, por ello ha aumentado el número de casos con esta enfermedad entre jóvenes y niños.

Desequilibrios en la flora intestinal porque favorece la proliferación de flora mala como por ejemplo de Cándida, produciendo problemas de digestión y/o sistema inmune debilitado.

-En exceso nuestro organismo lo transforma en grasa corporal que aumenta el riesgo de obesidad y enfermedades cardiacas.

-Como conté al principio, la glucosa entra directamente en nuestro sistema circulatorio, lo que libera insulina acompañada de otra molécula, IGF, estas dos sustancias potencian los factores de inflamación que facilitan la creación de tumores, Alzheimer…

-Facilita entonces las enfermedades inflamatorias como síndrome premenstrual, acné, eczemas…

¿Qué cantidad consumir entonces?

El azúcar se puede eliminar de la dieta sin riesgo alguno. Nuestro organismo necesita glucosa para producir energía, especialmente para el cerebro, pero podemos obtenerla de los glúcidos que contienen cereales, legumbres, verdura, fruta…

Ya que prácticamente todo contiene azúcar escondido en cantidades industriales, lo mejor es evitar el consumo de dulces, bollería… leer muy bien el etiquetado de los productos que vayamos a consumir y reducir el consumo de cualquier tipo de miel, jarabes, azúcar moreno… porque aun así seguramente estaremos consumiendo azúcar sin saberlo.

La OMS recientemente ha bajado la cantidad de azúcar recomendada a 25gr diarios (lo que son 2 sobres de azúcar), pero en mi opinión, estando de acuerdo con otros expertos nutricionistas, esa cifra seguiría siendo elevada.

Pero ¡ojo!, tampoco debemos obsesionarnos, controlar y reducir su consumo está bien porque si no sería excesivo, pero sin obsesiones y dándonos algún capricho eventual, ante todo ser felices :)

¿Y los edulcorantes?

El más conocido es la sacarina. Seré breve porque ya me he extendido bastante en este artículo: la sacarina es un compuesto 100% químico formado a partir de tolueno (componente del petróleo) y amoniaco. Si, has leído bien; no añadiré ningún comentario más.

Laura M. Cavada

¿Entonces cómo endulzamos nuestros postres? En la próxima publicación hablaré de las alternativas al azúcar porque no todo es perjudicial :)

Si te ha parecido interesante o conoces a alguien a quien creas que le puede ayudar, no dudes en compartirlo.

 

4 comentarios en “Azúcar: la droga del futuro

  1. Yo soy intolerancia a la glucosa,pero no se a cual es concreto no me lo han especificado…No se cual es la q debo d comer .yo me tomo el azúcar morena d caña o sirope de agave…pero no se si estoy haciendo lo correcto.

    1. Buenas tardes Margarita.
      El azúcar de caña aunque no es refinado como el blanco, también contiene una alta cantidad en glucosa, por lo que no te lo recomiendo por tu problema.
      El mejor endulzante que puedes consumir es la stevia, que no posee glucosa y no puede sentarte mal, después también puedes usar el xilitol y el sirope de agave porque son bajos en glucosa, pero ten en cuenta que aunque son bajos, contienen algo de glucosa, el sirope más que el xilitol, así que si los usas ten cuidado y con moderación.
      Espero que haya resuelto tus dudas, si tienes más por aquí estoy. Un saludo!

Deja un comentario